Seguidores

domingo, 13 de septiembre de 2015

"WISH YOU WERE HERE" cumple 40 años


Hace un par de días esta obra maestra absoluta cumplía 40 años. Estos días me ha dado por los aniversarios redondos y, al igual que el Born To Run de Springsteen y el Highway 61 Revisited de Dylan, no podía dejar la ocasión de dedicarle una entrada a uno de mis discos favoritos de la historia.

No recuerdo en qué momento entró en mi casa y en mi vida pero sí sentirme atraída y turbada por aquella llamativa portada. Tampoco estoy segura de cuándo fue la primera vez que tuve constancia de que algo diferente a lo habitual estaba escuchando, sólo sé que, de repente, un día ya no hubo vuelta atrás y se convirtió en uno de mis Top. No hace falta que os diga lo que puede una niña preadolescente sentir al pinchar una obra de tal calibre. No es algo fácil y digerible en un primer momento y menos a esas edades pero yo lo asumí como algo normal hasta que más adelante, y una vez metida en esas complicadas edades, me di cuenta del efecto que me producía. A esa absoluta rotundidad y emoción le seguía una especie de angustia, miedo e intranquilidad dejándome un cierto alivio a la conclusión del envite. Es como una especie de reto personal. Si soy capaz de resistir con entereza la completa duración del disco me siento fuerte para encarar cualquier tipo de desafío; si, por el contrario, me hundo en lo más profundo de mi ser, estoy perdida.

Wish You Were Here consta de cinco temas (o cuatro, según se mire) y dura algo menos de tres cuartos de hora. No hace falta más. Cuando algo es bueno, no lo eternices si no hace falta. Sí, Pink Floyd se toman su tiempo y sin prisas paren una obra magna de la historia de la música, pero sin necesidad de aburrir sino de todo lo contrario, de concentrar tu atención y de hacerte sentir incómodo. Shine On Your Crazy Diamond es de una belleza inquietante y abrumadora, que podría ir a parar en cualquier momento a mi sección de los viernes. No vale cualquier momento para escuchar Welcome To The Machine, hay que estar preparado porque el desasosiego y desamparo que puede producir no es apto para todas las mentes. El funk de Have A Cigar es una especie de tregua para enlazar con la pura, excelsa y clásica Wish You Were Here, un de mis temas preferidos de todos los tiempos, y ese desahogo de segunda parte de Shine On Your Crazy Diamond que sirve de catarsis.

Un diez no, un veinte, treinta o cuarenta, como los años que cumple. Yo lo acabo de escuchar después de un tiempo considerable sin hacerlo. Os lo dejo a tiro por si queréis sumiros en un mundo aparte durante 44 minutos. Os vendrá bien.

10 comentarios:

Electrified dijo...

Bien, bien, vuelves al sendero del sinfónico....

Te sigue quedando pendiente reforzar el AOR...

UFO dijo...

estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho Paula, siempre he pensado que si me preguntarían con que canción solo una me quedaría seria sin duda Wish you were here.

Luis Gomez dijo...

Pues yo era duro de mollera. Tuvo que pasar mas de 6 meses para que me fijara en este disco y eso que estaba en casa. Parecido a lo que tu describes me paso con Atom Hearth Mother (ese disco que uno de los FLOYD dice que no vale nada) y Ummagumma. EL SHOCK por estos dos discos hizo que menorpreciara el de la luna y este. Para mi eran muy vulgares.

Electrified dijo...

Por cierto, Paula no te perderás "The other side" en tu tierra, ¿no?

Capitan Acab dijo...

Gracias Paula. Pink Floyd aqui llegaron a su cenit, frialdad y emocion combinada para levantar un monumental canto a la perdida, a la ausencia y al vacío. Hay que estar hecho de amianto para que este disco no te abrase por dentro. Maravilloso.

paulamule dijo...

Electrified: ¿reforzar el AOR? Eso se lo dirás a todas. :)

UFO: yo no sé realmente con cuál me quedaría pero mientras la escucho no creo que haya nada más bello en la faz de la tierra.

Luis: ¡vulgares! Bueno, puedo entender que te resultaran más digeribles pero vulgares... Vaya tela. Menos mal que el paso del tiempo te hizo entrar en razón. :)

Electrified: supongo que te referirás a una banda tributo. No soy yo muy de este tipo de grupos, aunque seguramente lo hagan estupendamente. Quizá si no hubiera la cantidad de bolos que hay últimamente por aquí, fuera pero con tanto para elegir... De todos modos, has de recordarme cuál es la fecha de Gijón.

Capitan: efectivamente, es un disco al que recurro cada vez que pierdo a un ser querido y digo ser porque también lo hice cuando perdí a mi querido compañero de fatigas, mi perro Colás, hace ya la friolera de 13 años y recuerdo perfectamente la angustia que me causó con los cascos puestos y caminando en solitario por el paseo de la playa y con la mar enfurecida. Tremendo.

Gracias a los cuatro y salud, boys.

Luis Gomez dijo...

Uno cuando es joven es muy intransigente luego la edad y la mayor cultura musical te hace ser más tolerante.

paulamule dijo...

Desde luego, Luis, la mayoría hemos sido aún y algunos aún lo son. :)

Gracias y salud, Luis

PUPILO DILATADO dijo...

Pues si un disco te crea ese tipo de sensaciones y estados de ánimo no lo intentes nunca con ningún tema del "Dirt" de Alice in Chains!!!!.

Fuera broma, con "Wish...", valga la redundancia, poca broma, un disco 'especial', único y por el que no pasa el tiempo por él...aunque haga mucho tiempo que no se pasa por mi oreja.

saludos

paulamule dijo...

Aghhh, ese disco es tremendo y el preferido de Rockland de AIC, pero es otro tipo de sensación.

Yo también hacía tiempo que no lo escuchaba y llevo dos días enteros tarareando y no me lo puedo quitar de la cabeza. ¡Ayuda!

Gracias y salud, Pupilo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...