Seguidores

miércoles, 9 de septiembre de 2015

MOTÖRHEAD: "BAD MAGIC". Crítica del disco


(Tiempo de lectura: 1'35'')

Podría decirse que Lemmy es uno de los mejores exponentes del liberalismo: vive y deja vivir. Cualquiera que conozca, aunque sea levemente, la trayectoria del líder de Motörhead sabrá a estas alturas que este tipo ha llevado al límite y con todas sus consecuencias aquello de sexo, drogas y rock and roll, con honestidad y responsabilidad, dos premisas básicas de cualquier liberal que se precie. Sí, Lemmy está jodido pero no arrepentido. Ha asumido su vida tal cual y cuando habla de ello lo hace con orgullo. Es lo que ha escogido, sabiendo los resultados derivados de esos excesos y sin importarle lo que puedan o no pensar los demás, procurando no molestar a nadie y, sobre todo, no diciéndole a los demás lo que tienen que hacer. Además, qué diantres, como muchos de otros ilustres ingleses, se mudó de país harto del mal tiempo y de los altísimos impuestos que exigía el fisco, algo que todo tipo listo debería hacer antes del robo a mano armada que suponen las obligaciones tributarias de marras.

Y llegamos a 2015 con un Lemmy mermado físicamente, anulando conciertos por culpa de problemas varios (excesiva altitud, infección pulmonar, diabetes...) y con nuevo disco bajo el brazo. En lo que lleva de década, Motörhead ha sacado tres álbumes: el buenísimo The Wörld Is Yours de 2010, el soberbio Aftershock tres años más tarde y este más que aceptable Bad Magic.

Con esos dos estupendos anteriores lanzamientos era difícil mejorar e incluso igualar el nivel pero el miedo no es uno de los obstáculos que puedan paralizar a este hombre. Ya no hay nada que demostrar a nadie salvo a sí mismo y ese reto personal es el que mantiene vivo y coleando aún a una de las más grandes bandas del planeta, capaces de poner de acuerdo en algo tanto a jeviateros como a punkarras.
Bad Magic es eso, otra patada en los mismos y una reivindicación que aquí estoy a mis casi 70 años, sin necesidad de tener buena voz ni de ser agraciado físicamente.

El disco va de más a menos pero dejando un muy buen sabor de boca, algo habitual en muchos trabajos: cinco pepinazos al comienzo del mismo (las mejores sin duda), algún otro tema desperdigado de buena cosecha como el medio tiempo titulado Till The End y un final a prueba de bomba y, según sus propias palabras, mejor que el original. Ja, ja, ja, hay que tenerlos bien puestos para hacer una frenética y cojonuda versión del Sympathy For The Devil de los Stones y casi casi declararla patrimonio nacional mejorando no lo presente sino lo pasado. Ese es mi Lemmy.

Resumiendo: no otro, sino un nuevo disco de Motörhead, que ya es mucho, con pelotas, ganas de patear culos y la excusa perfecta para volver a rodar. Y que sea por muchos años.

Nota: 7

7 comentarios:

victor dijo...

Como bien dices inferior a los otros dos..Pero aceptable.
un saludo

paulamule dijo...

Veo que, al menos, en eso coincidimos. Jajaja

Gracias por tu solitario comentario y salud, Víctor.

PUPILO DILATADO dijo...

Cuando ví tu post el miércoles me lo puse en mi mp4 para poder escucharlo, al menos una vez, antes de comentarte. A mí me ha parecido tremebundo, no llego todavía a discernir si se acerca al nivel de los otros dos citados pero...JODERRRR! se ha sacado otra carcasa sónica de muchos kilates con esas sorpresillas que siempre son bienvenidas en los discos de Lemmy.

Y sí, casi puedo estar de acuerdo con Mr. Kilmister en que su "Symphaty" es mejor que la original (imagínate cuando lo haya escuchado un par de veces más...)

Saludos

Little Girl Blue dijo...

Respecto al documental de Janis: Little Girl Blue, no puedo añadir más de lo que he leído en prensa digital, se estrenó en el Festival de Cine de Venecia y se proyectará en el Festival Internacional de Cine de Toronto. Creo que también hay fecha para Londres pero de España todavía nada. De hacerlo supongo que lo hará en cines que apuestan por cintas independientes. Seguiré muy pendiente y con lo que sea ya te comento.

Motorhead, ¡que sigan con las botas puestas!. Estoy escuchando ahora el disco (sí, siempre voy con retraso) y la única conclusión que saco es que nacieron para seguir rulando, vaya novedad ¿¿no?? Saludos.

paulamule dijo...

Pupilo: jajaja, a mí también casi me ha gustado más pero no me atrevo a confesarlo. Menos mal que no nos oye nadie. :) Yo, como te digo, creo que es un buen disco pero no como los anteriores, sobre todo el último que era tremebundo. Por cierto, antes de ayer, Motörhead tocaron el St. Louis tras anular unos cuántos bolos. ¡Qué tío! Indestructible.

Little Girl Blue: la verdad es que yo la cine hace años que no voy. Pasé de ir entre cuatro y cinco veces a la semana (y a veces más) a no ir nunca. Me cansé de mandar callar al personal y de oler la cebolla de la hamburguesa. Pero si está por la red, has de decírmelo, por fa. Y tranquila, yo también voy siempre con retraso a todo. Vale más llegar que hacerlo todo a lo loco y sin mucho sentido. Y sí, no hay duda, on the road again.

Gracias a los dos y salud, boy and girl.

UFO dijo...

El disco no esta mal, en su línea pero Lemmy me temo que le queda poco,el otro dia vi un video creo que era en San Antonio Texas donde tuvo que parar el concierto diciendo que no podía mas,luego salio al escenario a disculparse, iba con un baston y se le veía bastante jodido, es evidente su deterioro físico se le ve mas delgado,en fin no quiero ser agorero pero la cosa esta jodida, salud a todos-

paulamule dijo...

Motörhead actuaron el otro día en ST. Louis así que no enterremos todavía a la bestia. Yo también vi el vídeo del que hablas y me sobrecogió, la verdad, pero como sigo creyendo que este hombre es indestructible, mientras hay vida hay esperanza, ya sabes. Estará jodido pero aún colea.

Gracias y salud, UFO.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...