Seguidores

miércoles, 14 de marzo de 2012

STEVIE WONDER: "MUSIC OF MY MIND" (1972)


El pasado 3 de marzo hace cuarenta años salía a la venta “Music Of My Mind” del gran Stevie Wonder, mismo año que el mítico “Talking Book” del que ya hablaremos cuando llegue su momento en la recta final del año.

Si hay algo que realmente me ponga de muy buen humor y me haga ver la vida de otro color es escuchar los llamados discos clásicos del bueno de Stevie, y esa bendita década de los 70 fue su momento creativo más álgido. Hay cinco discos en estudio que destacaría por encima del resto, amén de sus directos, con una nota de sobresaliente, pero iremos paso a paso. El primer regalo es este “Music Of My Mind”, de obligada adquisición para quien todavía no lo tenga en su colección.

No se me ocurre muy bien cómo puedo comenzar a “atacar” esta maravilla. Todo en él es de una sorprendente calidad y cada uno de sus temas dan la impresión de estar compuestos con una facilidad y sencillez absoluta. Las melodías son perfectas, las armonías vocales impecables y parece como si fluyeran por sí mismas. No quiero decir que sea un disco simple, sin matices y hecho a todo correr, sino todo lo contrario. Pero es que desde la primera escucha es cómo si toda tu vida hubieras estado esperando a escuchar canciones tan redondas y claras. Ni una sola de ellas es menos que la anterior y si al final te decantas por una acabas escogiendo seguramente la insuperable “Superwoman” porque cuando la escuchas no crees que haya algo mejor sobre la faz de la tierra.

Con un Mr. Wonder totalmente volcado en labores compositivas e instrumentales, haciéndose con la batuta en todas y cada una de las facetas de elaboración del álbum, nos enfrentamos a temas más funkies y movidos como “Love Having You Around” o la frenética “Keep On Running”. Sin embargo, también encontramos excelentes y delicadas composiciones en “I Love Every Little Thing About You”, “Happier Than The Morning Sun”, “Girl Blue” o el tema que cierra el disco, “Evil”. Tampoco la alegre y seductora “Sweet Little girl” es un tema menor ni muchísimo menos, por no hablar de esa otra oscura joya “Seems So Long”, que si eres extremadamente sensible como yo, te puede dejar algo tocado.

En conclusión, una obra maestra como una catedral de grande, que no deberías perderte por nada del mundo y que acabará con tus prejuicios acerca de este hombre, si es que aún los tienes.

8 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

I love You


Es lo único que puedo decir


Love & Happiness

luther blues dijo...

Todavia no me explico como un genio de estas caracteristicas despues de; Music of My Mind,Talking Book, Innervisions, Fulfillingness' First Finale y Songs in the Key of Life haya rumbeado para otro lado ,quizas los ochenta tengan algo que ver ?
Los setenta fue su cumbre y este disco que detallas hoy es una muestra fiel de mi humilde opinion .
Un abrazo y que andes bien

http://www.youtube.com/watch?v=sPFB-z2ezXk

Benet Rockfloyd dijo...

Me cuesta mucho salir de Songs in the Key of Life. Precisamente esta semana ya tengo apartados: Talking Book y Where I'm Coming From para poder recuperar al Stevie pre-Songs in...

Saludos

PUPILO DILATADO dijo...

¡Hay que joderse! con lo que me gusta el soul más funky y sucio y el olor vintage 70's a Motown y Staxx y estoy 'en bragas' con respecto a Stevie (solo tengo un greatest y poco más).

Ahora que me he autosacado los colores voy a por esos cinco discos de cabeza para remediar una laguna imperdonable.

gracias Paulamule, espero las cuatro reseñas siguientes.

TSI-NA-PAH dijo...

Un monumento!
Saludos

Paco dijo...

Un must have como dicen los ingleses.
De todas maneras venía por lo de la crítica del de Paul. Es verdad que te puse algo así como que era aburrido. Cuando me lo regaló un amigo me dijo eso y yo, como un gilipollas, lo he tenido un par de semanas sin tocarlo, tras la primera y única escucha. Cuando lo he retomado y tras varias escuchas (no deberíamos ser tan ligeros), he cambiado totalmente. No es un disco típìco de Macca pero... joder, ¿qué pega se le puede poner más que esa?
Cada día estoy más convencido de que hay que escuchar los discos unas cuantas de veces antes de dar una opinión.
Salud.

lu dijo...

Cuando escucho “Happier than the morning sun” levito unos centímetros del suelo, con eso te lo digo todo. Esas voces dobladas pueden conmigo, Paula, me hinchan de felicidad. Stevie Wonder es más grande que el universo.
Besos!

paulamule dijo...

Cavaliere: ja, ja, ja. Creía que esa canción no te gustaba. Tranquilo, mañana cantaremos todos, los bilbainitos, otra diferente.

Luther: cosas de la vida y giros inoportunos. Ostrís, vaya regalazo que me dejas. Lo utilizaré cualquier día. Guauu!!!!

Benet: pues apártalos bien pero no los escondas demasiado, a ver si luego no logras encontrarlos y va a ser peor el remedio que la enfermedad.

Pupilo: pues "quítate esas bragas de cuello vuelto" y a desperezarse, que ya va siendo hora. Ja, ja, ja.

Tsi: uno no, dos.

Paco: precisamente eso era lo que yo decía en mi entrada pero me pusisteis verde. Un pastiche infumable creo que se decía por ahí y todos a una, como Fuenteovejuna. En fin.

Lu: claro que sí. Es la canción perfecta para empezar el día con energía.

Gracias a los siete y salud boys and girl.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...