Seguidores

miércoles, 29 de julio de 2015

WARREN HAYNES: "ASHES & DUST". Crítica del disco


(Tiempo de lectura: 2'15'')

Hace algunas semanas hablábamos del inminente nuevo proyecto del prolífico Warren Haynes. Alejado "definitivamente" (de momento) de Allman Brothers y centrado en su carrera ya sea en formato Mula o en solitario, Warren a vuelto a la carga con un nuevo disco, acompañado de la banda americana Railroad Eath. Se trata, en realidad, de su tercer trabajo en estudio, exceptuando un EP y un par de directos, desde aquel lejano Tales Of Ordinary Madness del 93. En otras circunstancias podría parecer poca cosa en 22 años pero tratándose de este hombre y sabiendo que se pasa todo el día girando, grabando y volviendo a girar, creedme, es demasiado.

Ante todo, hay que decir que nos encontramos ante un disco de Warren Haynes y no de la superapisonadora Gov't Mule y eso se nota. Cuando tienes una banda y te pones a grabar otras cosas a tu bola por otro lado, está claro que es para hacer algo diferente. Aquí no hay que buscar sonidos pesados, guitarras distorsionadas y ritmos frenéticos, sino tranquilidad, reposo, sonidos limpios y disfrute sin más. Otra cosa es que logres este último propósito aunque, en teoría, de eso se trate.

Ashes & Dust es un disco de música de raíces americanas, donde los violines, banjos y mandolinas están omnipresentes en los trece temas de los que se compone. Ya dije hace no mucho que estaba harta de este tipo de sonidos pero, al menos, tenemos que agradecer que no derive hacia la música irlandesa, tan de moda últimamente. La primera vez que lo escuché pensé: ¡jo!, otra pesadez para darle un par de pases y dejarlo de lado con dos o tres temas destacados y poca chicha; la segunda encontré que había más matices y que no era de usar y tirar, y la tercera me convenció de algo que ya venía advirtiendo: la voz de Warren era bastante plana, sin forzar en ningún momento y eso, acompañado de unos temas bastante largos, todo sea dicho, se me hacía algo cuesta arriba. De hecho, hay una cosa que me llamó poderosamente la atención: en muchos de los temas hay una especie de parada que pide claramente el final pero la canción se prolonga sin ningún tipo de motivo, para mi gusto.

Pero no se trata de un mal disco o un truño. Warren es padre de un niño, está metido de lleno en eso que llaman mediana edad y tiene gana de tomar aliento de vez en cuando No le culpo por ello, su frenética actividad pide a gritos un descanso y en vez de tomarse un par de años sabáticos e irse al Caribe a relajarse, saca un álbum como este. Quizá algunos necesitemos un poco más de músculo y aún tengamos gana de guerrear pero él prefiere hacer lo que le apetece, que es este disco. De todos modos, no todo es sosiego y finos instrumentos de cuerda, también se puede sacar un par de estupendos temas que ya quisieran muchos como Stranded In Self-Pity o Gold Ghost Woman con una dulce y sutil Grace Potter acompañando a la perfección y alejada de cualquier tipo de alarido. El mismo inicio del álbum con Is It Me Or You es una especie de Banks Of The Deep End aviolinada pero agradecida. Spots Of Time co-escrita con Phil Lesh también es otra de las destacadas con un sobresaliente solo de guitarra made in Mr. Haynes.

Recapitulando, un disco que quizá se pueda hacer algo largo y repetitivo pero donde no no puede decir que haya una mala canción; recomendado para un día triste, gris, lluvioso y frío como hoy (sé que me repito pero es que es 29 de julio) pero muy pesado para día calurosos y soleados. Una tregua forzosa para, esperemos, la próxima embestida de "La Mula".

Nota: 6'5

9 comentarios:

Félix González dijo...

caray, qué rápido lo has catado. A ver si estos días contrasto puntos de vista. Yo lo oiré en este particular desierto del Sahara

paulamule dijo...

En cuanto ha caído en mis manos, bueno, en el Spotify, quiero decir. Lo de los otros puntos de vista ¿lo tengo que tomar por bien o por mal?

Y ya está bien de dar envidia a la gente. Aquí en el norte hoy hemos tenido que salir con chubasquero, camiseta de manga larga debajo y aún estaba muerta de frío. Ah, y estoy con una batita y los pies helados. Y mañana creo que se acaba el mundo de lo que va a llover. Por Dios, un poco de calorrrrrrrrrrrrrr que ya tendremos tiempo de sufrir el eterno invierno.

Gracias, salud y manda pa'cá el sol, por favor.

manel dijo...

Estoy de acuerdo contigo cuando hablas de largo y repetitivo. Y las canciones tampoco son nada del otro mundo. Tal y como le pasa en los últimos tiempos con la Mula parece estancado. Con lo bien que cantaba y lo que su voz transmitía y ahora parece un funcionario. creo que, como bien dices, debe darse un descanso y replantearse las cosas. Está perdiendo el mojo a pasos agigantados...Un saludo, que ahora, por falta de tiempo, no puedo visitaros, a ti y a Rockland, tan a menudo.

Jose Manuel Madrid Fernandez dijo...

De acuerdo con vuestros comentarios, me ha dejado muy frio en una primera escucha en el bendito Spotify, muy por debajo de su ultimo disco en solitario Man in Motion que es una gozada, aunque tampoco nos podemos quejar con la cantidad de directos que está sacando la Mula, gloriosos Dark Side of the Mule, Stoned Mule y Sco-Mule. A Dub side of the Mule le tengo que dedicar más escuchas...Pues eso, disco relajado, a recargar pilas y a por el siguiente mulazo...a mi Shout me encanta!

paulamule dijo...

Manel: ¡qué alegría volver a leerte, Manel! Las canciones, como dices, no son nada extraordinario quitando dos o tres ejemplos, pero tampoco es que sean malas per sé. Son más bien anodinas como su voz. Tienes razón, parece un triste funcionario sin ningún incentivo. (Espero que no se me echen al cuello los funcionarios, sólo hablo de los tristes y además vengo de padres, tíos, abuelo y amistades del mundo funcionarial, así que se lo que me digo). Sin embargo, a mí los discos de la Mula me siguen gustando aunque a siglos de distancia de sus primeras obras maestras, claro está. No te preocupes por la visita. A mí me pasa igual, no hay tiempo para todo. Me alegro de tenerte de nuevo por aquí, Manel.

José Manuel: Man In Motion fue una grata sorpresa y sí, este está muy por debajo. Fuimos a verle en Londres presentando ese disco y fue una auténtica gozada. No me apetecería mucho verle presentando el Ashes & Dust aunque, como bien dices, en directo es otra historia. Yo aún no he escuchado esos directos que citas y no sé si lo acabaré haciendo aunque supongo que serán buenísimos. Y sí, Shout! también me gustó, así que no todo está perdido aún.

Gracias a los dos y salud, boys.

Jose Manuel Madrid Fernandez dijo...

Pffff el concierto del Dark Side es para verlo, ese disco parece hecho para que la Mula lo patee en directo... ¿Y se puede tener más clase que Matt Abts con traje de chaqueta rosa ....?Jaajaja

paulamule dijo...

Al final harás que lo escuche. Eso sí, me has dejado de piedra con lo de Mat con traje rosa? No he visto esas fotos.

Gracias y salud, José Manuel.

UFO dijo...

Pues todavía no lo he escuchado pero con lo que acabo de leer por aquí no me han entrado ganas de salir corriendo a escucharlo, a mi Warren me gusta mucho pero con tanto material que anda siempre es normal que flojee un poco de vez en cuando no? bueno primero lo escuchare y luego me formare una opinión, o no, igual me sale por el otro oído, ainsssss, salud,

paulamule dijo...

Pues eso es lo que digo. Ya no está tan inspirado como antaño y debe arrastrar sueño desde hace tiempo. A unos nos da por tirarnos al sol y a otros por hacer un disco más relajado.

No te fíes de nosotros, cada uno somos de un padre y de una madre y también un poco raros. O no, quizá el raro seas tú. :) Escúchalo, compáralo y si encuentras algo mejor... Ya me contarás.

Gracias por tu paciencia y dedicación y salud, UFO.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...