Seguidores

domingo, 13 de julio de 2008

TOM WAITS. Kursaal,Donostia. 12-7-08. (Veni,vidi,vinci).








Ya está, ya ha sucedido al fin. La deuda con el pasado se ha saldado. Y con creces diría yo. Esta es la crónica de como desplazarse a otra ciudad para ver a un genio y encontrarte dos por el precio de uno.
Comenzaremos por el principio, como toda buena historia que se precie, no sé si bien contada, pero sí buena historia. Al menos para mí y mis acompañantes.
Como dije, llegamos a esta preciosa ciudad, después de un largo viaje por carretera. Tras avituallarnos adecuadamente, nos dirigimos a por las benditas entradas. Bien, todo en regla. Aprovechando que el María Cristina estaba en frente de la Kursaal, fuimos sobre las 7 por si había suerte y pillábamos al VIEJO entrando y saliendo. Nada más lejos de lo que imaginábamos. Ni rastro del californiano. En la entrada del majestuoso hotel, vimos a unas chicas esperando y claro, les preguntamos, como no podía ser de otra manera, si estaban esperando a Mr. WAITS. Cuál fue nuestra cara de sorpresa cuando nos dijeron que al que estaban esperando era al mismísimo ¡¡¡BRUCE SPRINGSTEEN!!! A una de ellas le habían dado un soplo (al corazón diría yo) de que llegaría sobre las 7 y media a la "posada". Pues bien, llegó a las 7:15 para ser más exactos, (buen chivatazo sí señor) en la clásica furgoneta de cristales tintados, en la parte delantera saludando, como es costumbre en él. Nos habían avisado de que si queríamos que se parase y nos firmase, mantuviéramos la clama, como así fue, totalmente al contrario de lo que había sucedido en otras ocasiones. Salió de la dicha furgoneta bordeándola por detrás, mientas que, por lo visto, Clarence Clemons lo hizo en sentido contrario, con lo cual ni nos enteramos.
¡20! años esperando este momento haciendo horas y horas en hoteles, estadios, etc., y ahora, cuando ya lo había dado por perdido y sin proponérmelo, aparece él. Hace ya unos años de me prometí no volver a esperarle en ningún sitio. Me dije, ahora, si quiere, que venga él a mí. Y el destino quiso que así fuera. La sensación que me causó fue la de un hombre débil e inseguro, harto y cansado de lo que significa ser BRUCE SPRINGSTEEN, sobre todo hoy en día.
La verdad es que el día enterior, en casa, mirando las fechas de uno y otro, me dije que tenía que coger al menos uno de sus libretos por si sonaba la flauta. Pero me olvidé y al final me tuvo que firmar en el sobre de las entradas de TOM WAITS. También pudimos hacernos las ansiadas fotos y preguntarle si iba a ir a la Kursaal ver a TOM, a lo que éste me puso una cara muy rara, como de sorpresa. Algunos teníamos la esperanza de verles a los dos en escena, pero estaba claro, que el de Pomona, no iba a permitir a un "intruso" en su show particular.
Una vez visto al BOSS, ya todos nuestros esfuerzos se centraban en el señor WAITS. Pero éste, al ver el circo que se había montado con el de Jersey, optó por salir por la puerta trasera. Al los que sí pudimos ver fue a sus hijos pero nos dimos cuenta tarde y otra vez a BRUCE que esta vez no se paró.
Con muchos nervios nos dirigimos raudos y veloces al recinto. Después de mirar y no comprar las camisetas con manchas, por cierto, diseñadas por el propio WAITS, pero sin rastro de su nombre por ningún sitio, nos acomodamos en nuestros asientos. La visibilidad era perfecta, fila 10 en el pasillo de un lateral. Con casi media hora de retraso e inquietos por no poder llegar al autobús de vuelta, comenzo el show. Puesta en escena inspirada claramente en un cabaret de principios de siglo, luz tenue; el tío TOM parecía un viejo trobador listo y dispuesto a contarnos sus propias historias sin más preámbulos.
Comenzó con un medley de la irreconocible "Lucinda" con "Ain't going down to the well". Siguió repasando su amplia discografía dando su toque personal e inconfundible a cada tema. Su repertorio se basó fundamentalmente en su etapa menos clásica, o sea, del maravilloso "Swordfishtrombones" hacia adelante exceptuando su precioso "On the nikel" del "Heartattack and vine" al piano seguida de la no menos especiales "Johnsburg, Illinois" y "Tango til' they're sore" también al piano. Fueron la única concesión al pasado, de cuando Mr. WAITS andaba de tugurio en tugurio con la única compañía del viejo instrumento.
En todo momento estuvo muy comunicativo con el público haciéndonos partícipes del espectáculo en muchos momentos del concierto, mandándonos dar las palmas e incluso cantar con él en algún tema. Fueron, para mi gusto, los momentos álgidos de la noche. Otro momento a destacar también fue el guiño al CHARLES CHAPLIN de "El gran dictador", pero pasado por su filtro, en "Eyeball Kid" ,y en "Make it Rain" la lluvia de confeti dorado sobre su cabeza como si fuera un mago.
Mención especial también para la banda de acompañamiento, con dos de sus hijos metidos de lleno en su mundo, que a ratos nos recordaban a esas orquestas de gitanos rumanos ofreciendo su música de pueblo en pueblo a su variopinta gente. Por no hablar también del impecable sonido y la prodigiosa voz de WAITS.
En resumen, dos intensísimas horas que uno pocos hemos tenido el privilegio de presenciar en su estreno en este país, que recordaremos como algo muy especial en nuestras vidas.
P.D. : al final, hubo que correr, pero llegamos a tiempo a nuestro ansiado autobús de regreso. Gracias TOM. Ah, y gracias Juan, sin tí esto no hubiera sido posible.
Lucinda-Ain't goin' down to the well no more/Way Down in the Hole/Falling Down/Chocolate Jesus/ll the World is Green/Hold On/Cemetary Polka/Dirt in the Ground/Black Market Baby /Lie To Me/Misery is the River of the World/On the Nickel/Johnsburg Ill./Tango Til' They're Sore/Innocent When You Dream/Hoist that Rag/Make it Rain/Cold Cold Ground/November/Jesus Gonna be Here/Singapore/Trampled Rose/Eyeball Kid/Anywhere I Lay My Head
(Vaya, el orden de las fotos no es el correcto. Látima que no sepa cambiarlo).

8 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

Que fuerte la anécdota con el Boss. Dos pájaros de un tiro y que dos pájaros. Repertorio de ensueño con el tío Tom.
Un sueño hecho realidad, enhorabuena.

Jim Garry dijo...

Por cierto, Springsteen estuvo en el concierto, no? Yo flipe y eso que estaba arriba en la grada pero los ultimos cuatro temas los vi abajo cerca de Tom. Sobran las palabras ayer vimos algo tremendo, histórico. Grandes fotos, claro desde la fila 10!!!!!!!!!!!!!!

Saludos.

Fabiani dijo...

Paula! Por lo que he leído de tu blog, entiendes bastante de música en general y de todo lo que implica el rock, en particular. No me extraña que huyeses de "ese foro de cuyo nombre no quieres acordarte" y en el que sólo escriben niñatos analfabetos que creen que Springsteen es algo únicamente suyo porque lo han descubierto hace dos años y han ido a 34 conciertos más que tú...
Yo llevo siguiendolo desde 1993 y he conseguido 9 primeras filas. Sin embargo desde el Rising Tour ya no lucho por eso. Ahora compro siempre Grada. No quiero formar parte del circo en el que se han convertido sus conciertos. Al menos "ahí abajo". Voy a ir a los cuatro shows españoles pero sentadito. Sé que Springsteen ha perdido casi toda la lírica que tenía. Que aquellas historias recitadas de sus primeros discos las suple ahora con estrofas previsibles y chapuceras plagadas de Faiths, Strenghs, Loves y La, La Las varios y contínuos. Es evidente que ya no va a componer más Thunder Roads, ni Junglelands... y que la batería de Max ya no ruge como antaño, ni Clarence debería estar ya ahí, al menos el show completo, pero qué quieres, aún me sigue compensando ir a Donosti en coche y volverme tras el show, "conduciendo toda la noche"... esa es la magia del rock... supongo...

Enhorabuena por este blog!!! Un saludo!

Fabiani.

paulamule dijo...

Bienvenido Fabiani. Has dado en el clavo en todo. No lo podría decir mejor. Yo ya no acudo a sus conciertos por cuestión de selección (hay demasiados conciertos hoy en día) y porque no disfruto viéndolo desde la grada. Todo lo que no sea 1ªfila me pone un poco nerviosa y claro, en este tipo de eventos es casi imposible. Aunque en el pasado ya pude experimentarlo. Ah, y porque estaba cansada aguantar 500 temas de sus últimos discos. Ahora, por lo visto, estáis de suerte. Está volviendo a rescatar muchos clásicos. No me extraña, estará harto de tanta canción mediocre de estos últimos años. Lo que nunca he negado es su fuerza y poderío escénicos. Eso está fuera de toda duda. Bueno, nada más. Gracias por pasarte por aquí y un saludo.

paulamule dijo...

Por cierto Jim, las fotos, por desgracia, no son mías, son de internet. Allí, como bien sabrás, no te dejaban ni mover un brazo por si acaso sacabas algo parecido a una cámara. Excesivo control diría yo. Ni me molesté. En fin, otra vez será.

Il Cavaliere dijo...

Y en poco tiempo Mr. John Hiatt. Otro pájaro de cuidado.

Saludos!.

perem1 dijo...

He visto tu coment en mi blog de música y te he seguido hasta aqui, y ahora estoy dando una vuelta por tu blog. Una gran herramienta internet para ir conociendo gente con gustos y aficiones parecidas. A lo largo del año que llevo con mi blog he ido conociendo bastantes "compis" de fatigas.

He estado leyendo la crónica del concierto de Waits. Me hubiese gustado poder estar en alguno de los tres que va a dar por aquí, pero no va a poder ser.

Un saludo. Seguimos en contacto

nebraska dijo...

Pues perdonad que os diga que el concierto de Donosti fue de lo mejor que le he visto a Bruce en los últimos años. Salvo "Mary's Place", pocas pegas se le pueden poner al setlist y al rock que derrochó por el escenario durante las 3 horas de concierto.
En el foro que no queréis nombrar, hay de todo como en botica.
Hay personas que llevan viendo a Bruce desde el 81 y otros que acaban de descubrirlo. Pero el problema de ese foro no es eso precisamente.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...