Seguidores

martes, 27 de octubre de 2015

DON HENLEY: "CASS COUNTY". Crítica del disco


(Tiempo de lectura: 1'50'')

No sé qué me está pasando últimamente con las novedades que estoy escuchando. No hay disco que no me guste o, al menos, no pueda sacar un buen puñado de temas. Una de dos, o me estoy quedando sin criterio y lo mismo me da ocho que ochenta o estoy escogiendo muy bien. Vale que juego casi sobre seguro con grandes y consagrados artistas, pero así y todo, no es normal. Lo más lógico sería que entre unos cuantos truños o discos solamente facturados con el pretexto de girar, se colara alguna sorpresa destacada, pero si me pongo a repasar las críticas que he hecho en las últimas semanas, me sale de nota una media altísima, cosa que me congratula.

Esta vez no será diferente. El co-fundador de los Eagles se ha sacado de la manga un precioso disco de raíces que merece ser escuchado con atención para no llegar a conclusiones equivocadas. Producido y co-escrito con Stan Lynch (baterista original de los Heartbreakers de Tom Petty) se trata de uno de esos trabajos que van ganando a medida que lo vas pinchando. En el Spotify está la versión deluxe y en un primer momento me eché a temblar dada la cantidad de canciones que aparecían. Me dije: mmm, unos cuantos temas resultones, otros tantos de relleno y a otra cosa mariposa. Error, craso error. Es cierto que esta edición puede parecer larga a primera vista pero es tan buena que se te pasará en un santiamén. Pero aviso, tardará en entrarte y cantarás sus canciones después de tres o cuatro intentos. A partir de ahí, querrás escucharlo día sí día también.

Y como muestra, un botón, desde la casilla de salida con una maravilla country titulada Bramble Rose, de Tift Merritt, cantada a tres bandas con la acertadísima voz de Mick Jagger y la algo más artificial de Miranda Lambert. El juego de voces con Merle Haggard en The Cost Of Living es también una delicia. Pero que nadie crea que Don Henley es un tibio al que no le va la marcha. No, Thank You es buena muestra de ello. Waiting Tables podría ser su particular Lyin' Eyes pero sin águilas de por medio. Take A Picture Of This que no me parecía gran cosa al principio me ha acabado seduciendo con ese comienzo tan royorbisiano. Todos relacionamos automáticamente Too Far Gone a Emmylou Harris en su arteciopelada voz pero he de decir que al señor Henley también le queda como un guante. That Old Flame con Martina McBride es quizá la más floja del disco y más parece una canción de Bryan Adams que del célebre baterista. The Brand New Tennessee Waltz viene a ser una mezcla de Dylan con el Concrete A Barbed Wire de Lucinda Williams. El estribillo de Words Can Break Your Heart es puro The Eagles. La otra joya del disco junto con el tema de apertura es el dueto con Dolly Parton en When I Stop Dreaming. Otra de mis favoritas es el góspel titulado Two Much Pride. Dylan vuelve a sobrevolar por la bella She Sang Hymns Out Of Tune. A Younger Man es otra meláncólico y bonito medio tiempo antes de despedir la función de una forma más movida y positiva con When I Am Now.

Simplificando tanto tinglado: un excelente álbum de country folk, con destacados juegos de voces (algo normal viniendo de quien viene), limpio, aseado y bien conjuntado.

Nota: 8'5

5 comentarios:

ujule rachid dijo...

hola Paula... interesante disco: Don Henley siempre ha sido hiperactivo y no pudo esperar a sacar otro álbum con Eagles, ya lo escuché y le encuentro unas tres canciones flojas, pero en general es disfrutable para una tarde en compañía de un tequila (jijiji).... aprovecho tu espacio para comentarte que agregué tu blog a la lista de los blosgs que leo...

saludos...

BARNY FISH dijo...

Hola Paula. Si, este disco hay que escucharlo varias veces para enamorarse de él y no cansarse de oírlo. Es puro Eagles.
Gracias por tus críticas con las que casi siempre coincido.
Saludos.

paulamule dijo...

Ujule: a mí me gusta bastante más que el último que sacaron los Eagles, si no recuerdo mal bastante largo y flojete aunque con algunos temas salvables. Has de oírlo más veces y ya me contarás. Ahora no puedo pero a ver si esta noche te agrego yo al mío. Si no, recuérdamelo tú, que se me va el santo al cielo.

Barny Fish: bienvenido y gracias por comentar. La verdad, me has animado con tu comentario. Muchas veces creo que mis críticas no interesan a casi nadie y no sé por qué me empeño en hacerlas. A veces salen solas pero otras me dan demasiados quebraderos de cabeza y creo que no merece la pena. Las más polémicas siempre son las más visitadas pero creo que este disco no lo ha escuchado mucha gente. En fin, que me alegro de coincidir con alguien ahí fuera y sobre todo de que me lea con interés. Gracias de veras, muchas gracias.

Gracias a los dos y salud.

dasoulman dijo...

Buen disco aunque parece demasiado íntimo, tranquilo.. pero con varias escuchas ya lo pillas (waiting tables es muy buena), me pasó con Eden de Eagles 2007, hay temas como Do something, waiting in the weeds, hole in the world o la que le da título al disco que me parecen de lo mejorcito de toda su carrera, en serio.
Si Henley se da el gustazo de hacer discos como este del 2015 a mi al menos me hace feliz :)
Saludos
(Gracias por seguir publicando)

paulamule dijo...

Bienvenido y muchas gracias a ti por leerme y comentar, Dasoulman.

Veo que nos ha pasado lo mismo y han tenido que pasar unas cuantas escuchas para disfrutarlo en su totalidad. Pero cuando caes en sus redes te das cuenta de lo bueno qué es y de cómo, el muy "cabrón" (dicho con todo el cariño del mundo), es capaz de sacarse un disco así de la manga, con todo ya hecho en la vida y en un mundo en el que no se vende un colín, en cuanto a álbumes se refiere. En fin, una gozada. Y que dure.

Lo dicho, gracias a ti por animarte a comentar y salud.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...