Seguidores

viernes, 19 de junio de 2015

RADIO BIRDMAN, Sala Acapulco, Gijón, 18/06/2015. Crónica, fotos, set-list y vídeo




Lo bueno de no ir a muchos conciertos es que te obliga a hacer una buena criba y acabas por quedarte con lo realmente bueno. Hace ya unos cuántos años, Jose (así, sin tilde), el loco de los vinilos, me recomendó esta estupenda banda punk-garage: eran australianos, su guitarrista Deniz Tek era una máquina, su disco de debut era un clásico del estilo y bebían directamente de los Stooges y MC5, un cóctel explosivo que hacía mostrar mi interés y en cuanto tuve ocasión me hice con el vinilo. No eran los tiempos de hoy así que si querías escuchar algo o se lo pedías a alguien o tenías que pasar por caja sí o sí y la adquisición no me defraudó en absoluto.


A cinco minutos de las tantas de la noche, las once para más señas, salieron a escena estos supervivientes del rock and roll ante una abarrotada sala Acapulco, que da gusto cómo responde cuando la ocasión lo requiere. Y es que siempre han tenido muy buena prensa y mucha afluencia de público los conciertos punkarras en la ciudad. Sus incondicionales sacan sus atuendos a pasear: chupas de cuero negro, tachuelas, camisetas de grupos, botas, cerveza en mano… Y canas, muchas canas entre el personal incluidas las mías.


Sabemos que los bolos garageros no suelen eternizarse en interminables jams así que la hora y veinte que duró el show la intentaron aprovechar al máximo y hacernos sudar como pollos/as. Desde el principio salieron a matar y eso siempre es de agradecer. No me gustan las bandas que se dejan cosas en el tintero para más adelante y luego no acaban de explotar. Radio Birdman explosionaron desde el principio y salvo un par de concesiones algo menos desbocadas para tomar aliento, el minutaje completo fue algo más que enérgico.


Rob Younger no es un principiante que digamos y sabe lo que la gente pide en cada instante, recodándonos que es un digno pupilo de Iggy Pop; Tek va a lo suyo pero su maestría y pasión a las seis cuerdas hace una perfecta comunión con sus fans, y Pip Hoyle, el tercer miembro original, se luce en el solo de teclado en la que para mí es la joya compositiva de esta banda: Man With Golden Helmet.


Si queréis saber más, mirad al set list y echad la cuenta de lo que pudo ser la noche, sobre todo inmediatamente antes y durante los bises. Así y todo, llegamos a casa enteros aunque con el pelo y la ropa oliendo a cerveza. Pudo haber sido peor.

2 comentarios:

Johnny J.J. dijo...

Envidia sana. Ha sido una gran oportunidad ver a estos históricos. No pude por un percance doméstico pero leyéndote imagino que debió ser una caña. Saludos.

paulamule dijo...

Pues vaya, no sabes cómo lo siento. Espero que no sea nada grave y que puedes desquitarte en otra ocasión.

Gracias por ser the one and only y salud, Wood.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...