Seguidores

martes, 24 de junio de 2008

KOBETASONIK. 20 y 21 junio 08


Bien, aquí estoy de vuelta y ya recuperada del largo largísimo fin de semana. Bueno, recuperada del todo no. Sigo con mi dichosa lesión que me trae por la calle de la amargura y que o acaba conmigo o acaba el rock and roll con ella. Todo se andará, nunca mejor dicho. Pero bueno, el tema es otro aunque esto sin duda esté relacionado en el devenir del festival. Comenzaré quejándome de la saturación de grupos en los dos benditos días. Está claro que con esos dos pedazos de cabeza de cartel, en el resto iba a entrar mucha morralla, pues bien, quedó demostrado. La mayoría de los grupos de las primeras horas, salvando a mis queridos AIRBOURNE, eran insufribles, y cuando llegaba la hora de los grandes ya estaba uno machacado. No sé, a lo mejor es que soy muy tiquismiquis o muy exigente pero esto de los festivales masificados no es lo mejor del mundo si lo que quieres el disfrutar de la música y de los grupos. Ya sé que hay gente a quién le encantan y van más por el ambientillo que por otra cosa, y no digo yo que se me llega a pillar a mí con 20 primaveras no hubiera pensado lo mismo, pero es que a estas alturas ya no lo aguanto. No aguanto las riadas de gente, no aguanto el sol pesándote como una losa, no aguanto mear sobre meado, no aguanto gastarme un dineral sólo en agua, no aguanto tener que esperar horas para ver a tus grupos favoritos y tener que perderte a otros que también tienes ganas de ver, no aguanto tener que estar horas sentada en el césped porque se me sube el gemelo, no aguanto tener que esperar colas para poder bajar en autobús y sobre todo no aguanto tener que soportar a Brujería, Sonata Ártica, Ministry... con sus psicofonías, eructos, vómitos y ruidos ininteligibles. Lo siento, no es para mí. ¡Rock and roll ain't noise polution guys! Más alegría y ganas de divertirse como la que demostraron TESLA el sábado por ejemplo. Un soplo de aire fresco a toda esa negatividad concentrada. ¡Qué bello es vivir! Bueno aunque también tengo que reconocer que tenía mucha gana de ver a Judas Priest y no son la Creedence precisamente. Pues bien, después de tanto aguantar a gente con el Metal God, que si era increíble, que si era el mejor, que si patatín que si patatán, resulta que no me parecieron para tanto. No sé si en el pasado eran otra cosa pero está muy claro que por el señor Rob Halford pasan y pesan mucho los años. La puesta en escena fue impresionante y el vestuario del God espectacular pero a él, para mi gusto, se le notaba demasiado que estaba interpretando un papel y sabemos que a alguien encima de un escanario no se le tiene que notar que finge si no que es realmente ese personaje, y realmente Halford no lo logró. Torpe en sus movimientos y sin esa gran apariencia que yo imaginaba en las tablas, estaba muy lejos del público, muy atrás, como si no quisiera o no pudiera enfrentarse con el público. Eso sí, al finalizar la actuación fue muy agradecido, como un auténtico lord inglés. Lo de los agudos ni lo menciono, es imposible conservarlos durante años y es lógico que esté un poco falto de voz. (Creo que debería olvidarse del Painkiller). Así y todo fue de lo mejor del festival como no podía ser de otra manera.

El sábado fue la noche del rock and roll con mayúsculas, TESLA, MSG, DIO, KISS, sólo con esto la cosa prometía. Pues bien, los primeros me gustaron, como no, pero no disfruté como en su pasada gira por este país en salas. También tenía muchas ganas de ver a MSG con Gary Bardem. Al guapo guitarrista ya lo había visto hace unos años pero con un cantante que dejaba mucho que desear, y tenía ganas de verle de nuevo, pero claro, estaba lo suficientemente lejos como para no poder disfrutarlo bien. Qué le vamos a hacer, soy rata de primera fila y cuando me toca chupar cabezas me pongo mala. El mismísimo Schenker a unos metros de mí y yo sin sentir prácticamente nada. Bueno, la verdad es que al final no pude resistirme a sus encantos, siento debilidad por este hombre, y me emocioné algo (si así se le puede llamar estando a unos cuanto metros de distancia) con sus inconfundibles solos de guitarra. A DIO también me tocó "verlo desde la barrera" pero fue de lo mejor. Bueno, el único pero fue un largo solo de batería al poco de empezar el concierto, que no venía a cuento, y lo corto que fue porque ya iban con retraso. Y todo para que sus señorías KISS pudieran tocar a la hora, cosa que por supuesto, tampocó sucedió. Empezó con retraso y en las caras de la gente ya se podía adivinar el cansancio. Con una gran producción a sus espaldas, al fin COMENZÓ EL ESPECTÁCULO. Ver bajar a The hottest band in the world de sus plataformas ataviados con sus vestimentas fue algo grande. Repasaron exaustivamente el Alive! y Paul Stanley fue haciendo de director de una orquesta perfectamente engrasada y previsible. Fuegos artificiales, humo, fuego, más plataformas, vuelos por el aire, confeti. Todo de lo más festivo. Con Gene Simons me pasó lo que con Halford, no me creí su papel sin embargo Paul Stanley estuvo en muy buena forma viviendo su papel como si realemente se levantar de la cama con su atuendo y no se lo quitar en todo el día. Todo un Way of life. Lo único que para mi gusto sobró fue que se pasó de comunicación verbal. Hablaba y hablaba entre canción y canción y claro, el público se enfriaba, y había momentos en los que la gente estaba parada. Increíble para ser la banda más caliente del mundo. Eric Singer estuvo correcto pero el fantoche del guitarrista no estaba para el papel de Ace Frehley, le quedaba muy grande.

En fin, que todo muy bonito pero nada barato. Mejor me había ahorrado el dinero para lo que me queda este verano y lo que se avecine para el otoño. De momento, lo siento pero a mí no me vuelven a pillar.

5 comentarios:

sammy tylerose dijo...

Muy divertido tu post. El kobetasonik en varios aspectos fue un auténtico inferno.A parte del pésimo sonido que tuvieron que soportar muchos grupos (donde estuvieron las guitarras en tesla o judas?), la ubicación, por muy idílica que pareciese, en plena montaña, era una autentica trampa letal. Especialmente para los alojados en bilbao. Tuve que subir el monte andando 1 vez (al sprint para poder ver airbourne y con una temperatura de 50 grados lo menos) e hice las 2 bajadas nocturnas, con el obvio dolor de riñones,pies,etc. Vaya tortura.
Respecto a Judas, ok que Halford está cascado, pero te aseguro que los he visto 2 veces desde la reunión en pavellones, y estubieron fantásticos. Mucho mejor q en kobetasonik.Lo mismo que a ti te ocurrió con Tesla (madrid fue histórico).

el brujo dijo...

Hola Paula:
soy el novato de Ace Frehley, osea el que preguntó por él, no él mismo, claro... Como veo que aquí hay mogollón de cosas interesantísimas llevo días leyendo cosas y hoy me decido a volver a participar, con algo de retraso, por tu post del kobeta, con el que estoy de acuerdo en casi todo. Sólo dos apuntes, uno para Europe, es que me hizo tanta ilusion verlos... Para mi estuvieron de luxe! Aunque yo a quien fui a ver fue a KISS, palizón y tatto del Kiss Army incluidos. Creo que te excedes con Tommy Tayer, no es Ace ni de coña, pero el tío es decente, a mi no me apestó tanto, sinceramente. En cuanto a Gene, pues como que se le notan más los años, aunque también tuvo momentos de alucinar, cuando subió a lo alto del todo, madre mía. Y con respecto a Paul, qué puedo decir que no hayas dicho, que yo me pinté de Starchild, es mi debilidad, su voz, su presencia, que tío tú. Por último, con respecto al tema de si hablaba demasiado o no, yo creo que los kisses fliparon un poco con la gente, no sé si por lo largo del festival, por lo caro de la bebida(qué atraco) o por qué razón, pero parecía que la mitad estaban muertos!! Huelga decir que estos tíos llenan estadios de gente pintada, críos y abuelos incluidos, pero en el kobeta éramos cuatro gatos los pintados(nunca mejor dicho). Yo creo que eso se notó, Paul intentaba conectar más con el público y daba un poco más la chapa, no sé. De todas maneras decir que agüita con la profesionalidad de los mendas, menudo espectáculo que montaron, del principio al final fueron absolutamente geniales, y Paul, sin duda, el frontman perfecto.
Ay, como se me notan los colores... Por un mundo KISS!! Saludos.

paulamule dijo...

Bienvenido de nuevo Brujo. Me alegro de que te guste el blog. Efectivamente, como tú bien dices, creo que la gente en Kiss, no sé si por cansancio o qué, estaba bastante apagada. No digo todo el mundo, seguro que los de las primeras filas estaban entusiasmados, pero sí la gran masa. Yo también tengo ganas de verles en recinto cerrado, de hecho pensé ir a verles fuera, pero al final, como venían aquí al lado, desistí. Mal hecho. En fin, otra vez será.
Lo dicho, gracias por escribir y espero leerte más a menudo. Salud.

pearl dijo...

A mi los Judas me pareció que estuvieron impresionantes. De hecho fueron ellos los que me motivaron a ir al festival y no me defraudaron en absoluto. Respecto de los Kiss, no son santo de mi devoción y después de agotarme con tanta palabrería entre canción y canción, antes de terminar el concierto, me bajé para Bilbao y ahí acabamos la noche genial en una cafetería al lado de nuestra pensión escuchándolos de fondo. Dio me encantó y de los demás, hubo de todo. Mucho berrido y mal sonido por parte de algunos y otros que me sorprendieron gratamente (escuchar a Europe por primera vez en directo cuando yo con 12 años era una gran fan suya, tuvo su cosa). Por lo demás, yo dudo mucho que repita en el Kobetasonik. El sitio muy bonito y todo lo que quieras, pero nada práctico y mal organizado. Un saludo. Genial tu blog.

paulamule dijo...

Yo tampoco tengo pensado repetir a no ser que traigan algo muy muy gordo y no me quede más remedio. Rezo para que no se dé el caso. Gracias por comentar y salud.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...