Seguidores

martes, 30 de julio de 2013

¡Qué injusta es la vida!


Estoy desolada y casi sin fuerzas para escribir. Venía del hospital de ver a mi abuela Mamina, que a sus 101 años y medio aún sigue luchando por vivir, cuando al llegar a la playa en mazazo fue terrible: se había muerto un conocido y habitual de esa zona del arenal gijonés. Javier tenía 46 años, era un chico feliz, buen marido, excelente padre, deportista, inteligente, risueño, agradable, detallista y muy entusiasta. A las siete de la mañana se despertó con dificultad para respirar y minutos más tarde fallecía. Hacía sólo unas semanas, lo habíamos visto en la calle y nos contaba muy contento que estaban a punto de partir hacia Holanda, él, su mujer y sus dos hijos. El viaje salió fenomenal, según me comentó su madre, y estaban todos encantados. Con la cantidad de malnacidos por metro cuadrado que habitan este mundo y siempre tienen que irse los mejores. Suele decirse siempre lo mismo cuando muere una persona pero en este caso era cierto. Mientras unas, como Mamina, luchan por mantener aún un hilo de vida, otros, con todo el futuro por delante, se van de la manera más absurda posible. Descansa en paz, Javier.

9 comentarios:

Electrified dijo...

Joder, cada vez hay más casos de esos en gente superdeportista.... como dices, que mísera la vida.

manolo.dj dijo...

Es difícil buscar las palabras adecuadas en estos casos. Nos queda acompañar a los familiares cercanos, poco más se puede hacer. Pero mira Paula, aunque sé que suena a tópico y a consuelo de tonto, hay que agarrarse a la esperanza de que hay una vida después y definitiva; y allí estarán todos, no sólo los que hemos conocido, sino, por ejemplo, aquellos grandes músicos que siempre quisimos conocer. Es una convicción personal y firme, y la esperanza de ese buen final me obliga a pensar que, pese a todo, la vida merece la pena.
Perdón si me puse muy "trascendente", pero si no lo hacemos en estos momentos...
Salud chica, y ánimo ...

Chals dijo...

Lo siento mucho.
Un abrazo.

Tixolo dijo...

Totalmente de acuerdo en que la vida es injusta. Añadiría q es una gran M!!!
Ojalá tu abuela pueda disfrutar de ese Siglo y Pico junto a ti. Un abrazo

Tixolo

Franky Calzas dijo...

Joder Paula, cuanto lo siento. Efectivamente, la vida, muchas veces, es terriblemente injusta e incomprensible.-

Un beso muy fuerte y ánimo.

paulamule dijo...

Electrified: pues sí, parece que es algo más habitual de lo que se piensa. Unos castigándose el cuerpo con drogas y alcohol y ahí siguen y otros... En fin.

Manolo: tranquilo Manolo y gracias por tus ánimos. Me alegra que pienses así y te sirva para seguir viviendo y no temer tanto a eso que creemos que nunca nos va a tocar. Deseo con toda mi alma que sea verdad y pueda algún día encontrarme de nuevo con mis abuelos maternos, las personas que más he querido en mi vida.

Chals: gracias, otro para ti.

Tixolo: yo no creo que sea una mierda pero a veces nos pone putaditas por el camino que nos hacen cuestionarnos todo. Gracias por lo de mi abuela. Hoy estaba mucho más despierta y acabó toda la comida. Es una campeona.

Franky: pues sí, son las putadas de las que hablaba más arriba. Te preguntas ¿pero por qué a esta persona? Se me ocurren unos cuantos candidatos más para que ocupen su lugar, pero por desgracia no podemos elegir.

Gracias a los cinco y salud, boys. Hoy la playa volvió a estar triste pero con el tiempo las cosas volverán a ser como antes. O parecidas.


Javier de Gregorio dijo...

No conozco a Javier malo, y seguramente tu amigo y tocayo mío sería de tal condición. Mi pésame Paula, te acompaño en estos momentos jodidos.
Saludos,
JdG

maria dijo...

Lo siento.
Yo perdi este año a alguien muy cercano con 45 años y no hay nada que te consuele. Tienes razón que con la cantidad de malnacidos que existen pululando por ahí y jodiendo al prójimo, se vaya gente buena. No es para que aprendas, ni que para que te pasen cosas buenas te tienen que pasar malas. Es simplemente que la vida es muy perra. Y cuanto antes se acepta mejor.
Besos!

http://muerdelaespina.blogspot.com.es/

paulamule dijo...

Javier: muchas gracias. Yo tampoco conozco un Javier malo. Que se lo digan a Rockland, pero además en este caso era una gran verdad. Hoy estuve hablando con su mujer y aún no podía creer que él no estuviera a su lado. Eso sí, tuvo la suerte de vivir con un chico estupendo y de eso no puede presumir todo el mundo.

María: cuando a uno le va bien en la vida siempre piensa que algo malo o raro le va a pasar y que penitencia tendrá que pagar por ello. En este caso ha sido así y en otros tantos también. Todos tenemos algún agujero negro en nuestras vidas. Lo siento por lo de tu ser querido, María.

Gracias también a vosotros dos y salud, boy and girl.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...