Seguidores

martes, 25 de junio de 2013

THE BLACK CROWES, Paradiso, Amsterdam, 19/06/2013. Crónica, fotos, vídeo y set list


Otro de los momentos musicales del viaje era ver de una santa vez a The Black Crowes en una sala. Mi primera experiencia como teloneros de los Stones en el 95 y hace pocos años en el Azkena, no era suficiente. En el Molinón me habían impactado pero en Vitoria llegaron incluso a aburrirme en algún momento. Esta vez, los veríamos dos noches seguidas en la mítica sala Paradiso de Amsterdam, de sobra para calibrar por fin su directo en condiciones.

Nuestro plan era el siguiente: chuparnos primera fila, como de costumbre, la noche de debut y si, como creíamos apreciar, el escenario estaba muy alto, la segunda verla en un lateral desde el primer balcón, un lujazo de perspectiva, con el mirador literalmente encima del tablado. Mi intención era hacer la crítica del martes 18, desde abajo y más tocando "Seeing Things", mi canción favorita de los cuervos, pero la satisfacción que me proporcionó la perspectiva desde arriba, lo cómoda que me encontraba sentada en mi silla empapándome de una mágica velada, el vídeo que grabé de la soberbia "Bad Luck Blue Eyes Goodbye" y que tocaran otro de mis temas predilectos, la monumental "Sometimes Salvation", hizo que me inclinara por hablar del show del miércoles.


Otra cosa que me ayudó bastante a decantarme por este concierto fue el sonido. Mientras que en el día anterior habían sonado demasiado alto y saturados, esta vez se oía todo con mucha precisión, al menos hasta "By Your Side", donde Chirs Robinson mandó subir el volumen, empeorándolo desde mi punto de vista.

Pero vayamos al bolo en sí. Gana tenía, como digo, de ver a estos tipos de cerca y encerrados en un local. De sobra sabéis los que me seguís, que en alguna ocasión me he quejado de la falta de punch en la voz del cuervo mayor en sus últimos discos. Sí, los Black Crowes hace tiempo que se han ido por otros derroteros, han evolucionado y en sus nuevas composiciones no hace falta desgañitarse tanto como antaño, por ello tenía algo de miedo con respecto a la voz de Chirs. El recelo se disipó desde el primer momento que se puso a cantar. Sí señor, el alumno aventajado de Steve Marriott no había desaparecido y ese dramatismo en su forma de modular adquiría dimensiones épicas en sus temas más pausados convirtiéndose en el hijo pródigo del supermaestro Otis Redding. Siempre lo diré, The Black Crowes son una pedazo de banda pero sin el carisma y voz de su vocalista, no serían hoy quienes son. Así que mi reconciliación con el barbudo cantante sureño había llegado al fin, cosa que agradezco enormemente. Prometo no volver a meterme con él a menos que me demuestre lo contrario.


También es de agradecer que cambiaran en un tanto por cien muy elevado el set list con respecto a la noche anterior. Creo que es parte del secreto de algunas bandas y el motivo por el que muchos de sus fans se hacen un montón de fechas o tours enteros, como hicieron una pareja de catalanes que conocimos en la cola. Hasta la octava canción, con la maravillosa "Wiser Time", no repitieron ni una. Me gustó además que no se centraran en sus últimos discos, sino más bien en su temario más clásico que es el que más nos gusta a casi todos, no nos engañemos. Colocaron adecuadamente momentos de subidón de rock and roll más enérgico con otros más lentos y contenidos. Una mezcolanza perfecta y unos set list tan adecuados al ambiente de las dos noches que te reafirma el por qué esta banda está donde está y la ama tanta gente. "She Talk To Angels" también la pudimos escuchar en las dos ocasiones, así como también "Soul Singing" o la enorme "Thorn In My Pride". Con "Jealous Again" la sala completa estaba en pie jaleando y aullando como lobos/as y el clásico de la Velvet Underground, "Oh Sweet Nuthing" con Rich a la voz, que aún canturreaba yo esta mañana por la calle, fue de lo más aplaudido y coreado por todos los que abarrotábamos la antigua iglesia metida a sala de conciertos, Paradiso.


Por último, destacar a una banda, perfectamente conjuntada, con una bestia parda a la batería como Steve Gorman, una contundencia demostrada en Sven Pippen, un Jacky Green correcto, un Adam McDougall ensayando en su teclado minutos antes del show y un Rich Robinson en su papel habitual, que incluso sonrió en alguna ocasión. En unos días contaré nuestro encuentro con todos ellos, muy majos por cierto, incluidos unos vídeos post-show con fans venidos de partes tan dispares del mundo, desde Asturias hasta Israel, y un Chris Robinson bromista donde los haya. Pero eso otro día. Por hoy, ya está bien.


11 comentarios:

Ofersan dijo...

Buena experiencia sin duda. Esa sala es exquisita, solo me trae buenos recuerdos, excelente crónica y vistas del show. saludos.

Alberto CG dijo...

Hola Paula

Que suerte la vuestra, no una noche, sino dos, y encima en el Paradiso, una sala.Que maravilla.

Yo solo puedo hablar de la vez que les vi en Bilbao, antes de la ruptura, en el BBK Live,de aquella noche, me quedo con muchísimas cosas, que no puedo ni contar, pero hubo una: La intro de Wiser Time y los solos entre Luther y Rich, (cuantos piratas en casa, cuantos dvd, videos, cd piratas,o los oficiales, escuchándola con los ojos cerrados e imaginándome "allí") la emoción me pudo, y las lágrimas también, que grandes, que conciertazo, que maravilla, era un festival si,pero no me molesto nada ajeno al concierto,hasta que acabaron (no soporto ver a un grupo que me gusta,y más aún por primera vez y tener al lado a unos tontos del culo amargándotelo),por fin les vi,y que grandes, cuando bajaba para casa, pensaba lo que sería verlos en una sala o teatro y me volví a emocionar.
Felicidades por ello, ya me hago la idea, y encima les habéis conocido, toma ya.
Muchísimas gracias a Rockland y a ti, me ha hecho muchísima ilusión.

Ivano dijo...

Si no hubiera estado allí, envidiaria esta excelente crónica pero como bien sabes yo también disfruté de los shows de Paradiso.Este es un grupo que mo defrauda nunca en directo, toquen hits, caras b o versiones (magnifico final el primer dia con dos covers de los stones), y aunque lo diga un viejo fan de los cuervos, todo el que ame el rock'n'roll debe estar agradecido por el legado que nos van dejando. Coincido plenamente en tu crónica del show, y te animo a dejarte llevar por los discos de Chris con la hermandad y sumergirte en los sonidos de la San Francisco de finales de los 60's. Un abrazo doble y gracias por esos post-shows. See you later

Addison de Witt dijo...

Pasado mañana les veo en Vitoria, ya van unas cuantas y nome canso, espero de ellos todo, como siempre, pero en sala aun no les he visto... en fin, todo llegará espero.
Celebro esa reconciliación.

Freebird dijo...

Bueno, bueno esto va mejorando sister ja, jaaa....

Un abrazo.

Johnny dijo...

Joer, me habría encantado escuchar esa versión de la Velvet. Me congratula vuestro disfrute. Salud.

paulamule dijo...

Ofersan: pues sí, no la conocía y he quedado gratamente sorprendida, aunque no tanto con ese escenario algo alto. Todo no podía ser perfecto.

Alberto: me alegra que te haya gustado la crónica. La verdad es que les teníamos muchas ganas en sala y, a la vista de que por aquí no tienen pinta de traerlos en sala, optamos por ir a Holanda, a la que teníamos gana también, y matar dos o tres pájaros de un tiro. Espero que un día puedas tú también disfrutar de un momento parecido.

Ivano: encontrar un asturiano, de Gijón, allí entre tanto tulipán, fue muy agradable. Además, pasaste la prueba de "a ver, habla" con "como ye, oh". Ja, ja, ja. Por cierto, ya te mandaré la crónica de Rockland de la primera noche, si al final la acaba haciendo y las de los post-show, donde debutáis en el cine. Un abrazo.

Addison: me temo que en este país nos tendremos que conformar con veres siempre en festivales, así que yo ya me puedo quedar más tranquila. Una pena porque no hay color.

Freebird: y aún hay más. Esto nunca se acaba. Que siga la fiesta. Ja, ja, ja.

Johnny: muchas gracias. La verdad es que fue muy agradecida y yo de mano pensé que se trataba de "Can't you see" de Marshall Tucker Band.

Gracias a los seis y salud boys.

Mr. Thunderstruck dijo...

Qué dos conciertazos, ¡Los Black Crowes en sala! un auténtico lujazo, lo más parecido que los ví fue en un pequeño anfiteatro en Zaragoza, que ya no existe (así de bien cuidamos las cosas que merecen la pena) en el año 95. Da gusto que tengan el gran detalle de cambiar a fondo los repertorios, eso habla muy bien de un grupo.

paulamule dijo...

Pues lo tuyo también fue un lujazo por lo que cuentas. La verdad es que estuvo realmente bien y el cambio es los set list es algo que los fans agradecemos enormemente. Muchos deberían tomar nota y hacer lo propio.

Gracias y salud, Mr. Thunderstruck.

Zoe dijo...

Un sueño hecho realidad. Ver a los Cuervos en una sala, dos noches, seguidas y cambiando el setlist. Dream on!!!

paulamule dijo...

Sí, no se puede pedir mucho más, la verdad. Mucho mejor que verlos en el Azkena. Dónde va a parar.

Gracias y salud, Zoe.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...